• Antonio Bascuñana

¡Guardias! ¿Guardias?, el humor y el Rol en Vivo (Larp).


Es más que evidente que la aventura, la acción e incluso el miedo y el drama son los pilares fundamentales para cualquier novela que se precie, y por ende, de cualquier partida de rol en vivo. Pero... ¿Qué pasa con el humor? ¿Tiene cabida la risa en una obra literaria decente? ¿Pueden coexistir en un mismo plano del multiverso las lágrimas de llanto y las de estar partiéndose de risa? La respuesta no puede ser más sencilla, SI, y no por que lo diga el menda, si no porque Sir. Terence David John Pratchett, “Terry Pratchett” para los amigos, lo demostró hace muchos años.


Terry Pratchett, a parte de ser Doctor Honoris Causa en literatura por la universidad de Warwick y por la universidad de Portsmouth, fue nombrado caballero por la reina de inglaterra, gracias a sus servicios prestados a la literatura. La bibliografía de Terry Pratchett cuenta con más de 50 obras, las cuales han vendido la friolera de más de 85 millones de copias. Todas sus novelas han sido Best Sellers, y lo más importante, en ninguna de ellas renuncia a su sentido del humor.


En 1983, solo un año después del nacimiento del individuo que escribe estas líneas, se publicó “El Color de la Magia”. La primera novela de la prolífica e inconmensurable serie de libros, Mundodisco. Si no conoces nada de Mundodisco, has de saber que no tienes mi respeto, por mi puedes volver al sucio agujero de donde hayas salido. No obstante, si tienes interés en descubrir de qué va esto, te diré que Mundodisco transcurre en un mundo plano sostenido por cuatro elefantes, que a su vez, se apoyan en el caparazón de Gran A’Tuin, la tortuga estelar. Es un mundo de corte medieval fantástico, como en el que a cualquier buen rolero le gustaría pasar sus días. No obstante, hay algo que impregna hasta el último rincón de este mundo, y no es el octarino, es la parodia.

Ya en 1989, salió a la venta el libro en el que me baso para escribir este artículo y el que considero un ejemplo a seguir, para cualquiera que quiera escribir un buen personaje, ya sea de humor o no. ¡Guardias! ¿Guardias? es la divertida y entrañable historia de la guardia nocturna de una ciudad llamada Ankh-Morpork, en donde el asesinato, el robo, la mendicidad o la prostitución son legales, siempre y cuando se cumplan las “Cuotas Razonables” que impone el patricio de la ciudad, Lord Vetinari. En Ankh-Morpork casi todo es legal, porque así, casi todo se puede controlar. Por desgracia, esta situación choca directamente con los tres únicos y pintorescos miembros que forman la Guardia Nocturna. El Capitán Sam Vimes que es un alcohólico empedernido, el rechoncho sargento Fred Colom que mantiene una relación con su mujer por correspondencia, pese a que viven en la misma casa, y el más histriónico de los tres, Nobby Nobbs un desaliñado y maloliente individuo que requiere de un documento para demostrar que es un ser humano. Estos tres personajes se dedican a patrullar por las noches las calles de Ankh-Morpork, a grito de “Las doce en punto y sereeenooo!!”, o a buscar una calle más tranquila en el caso de encontrarse con cualquier tipo de problema. La novela narra la llegada de un cuarto miembro a la Guardia Nocturna, Zanahoria Fundidordehierroson un enano de unos dos metros de alto y una constitución colosal, cuya inocencia y fe en la bondad del ser humano llevará a la guardia a meterse en un problema tras otro.





La novela ¡Guardias! ¿Guardias? Sin duda alguna es una pequeña obra de arte, que algunos recomiendan como primera lectura fundamental para iniciarse en el universo de Mundodisco. El color de la magia es el primer libro de la serie, pero si eres una persona sin escrúpulos capaz de empezar las cosas por la octava parte, puedes seguir este consejo sin miedo alguno. Sin embargo, no he elegido esta obra para este artículo, porque sea mejor que otra, o porque salgan más dragones, o porque haya más mamporros, espadas y asesinos que en sus otras 39 novelas de Mundodisco. He elegido esta novela porque, como ya he dicho antes, es el ejemplo perfecto de lo que son personajes humorísticos, y es algo que creo que todos aquellos que disfrutamos del rol en vivo tendríamos que tener mucho más presente a la hora de escribir un personaje, ya sea para representarlo uno mismo, como a la hora de que lo interprete una tercera persona.


Son las taras, los defectos y los vicios lo que marca el carácter de un personaje y lo hacen extrañamente adorable. Son sus debilidades aquello que lo hace realmente fuerte. Seamos sinceros, a esta altura de la película, ¿quién no ha intentado ser el personaje más guay, a base de conseguir la espada más poderosa y las habilidades más letales? ¿Quién no se ha hecho un puñetero elfo oscuro con una espada en cada mano, pese a que luego el personaje no encajara en la historia? No seré yo el que diga, yo no. Sin embargo, sí diré que los mejores personajes que he roleado y muchos de los que he escrito, tenían la esencia Terry Pratchett. Han sido personajes que han dado más roleo y en consecuencia más juego a otros jugadores, que los perfectos caballeros con ansias de grandeza. Han sido los personajes más tontos y brutos, aquellos que han llegado más al corazón de los demás jugadores de la partida.


¿Es jugable un gorila parlante que viaja por el espacio, que es adicto a los plátanos y caga un recurso fundamental para muchos jugadores de la partida? ¡Gracias Aitor! Se jugó solo y me hice con la confianza de todo Respawn a base de repartir cacahuetes. ¿Un indio borracho, pesimista y malhumorado, incapaz de soltar su botella de Whisky? ¡Gracias Marina! moló tanto que ni mis propios compañeros me impidieron recuperarme de la adicción al alcohol. ¿Un bakala en un apocalipsis zombie, fan acérrimo de Chimo Bayo y con claros problemas mentales? ¡Muchísimas gracias Mati! Nunca imaginé que se podía derrotar a decenas de zombies a ritmo de “Estaxi, estano” A parte de estos, he tenido la suerte de interpretar a unos cuantos personajes más que han tenido la esencia Terry Pratchett o se la he puesto yo, en mayor o menor medida, por que cuando no sabes de magia popotera, puedes coge