• Álex Amorós Suárez

1984, la distopía y el Rol en Vivo (Larp).

La fantasía medieval no lo es todo. Y es que hay otras tantas temáticas que pueden inspirar muchísimo a la hora de crear un evento de rol en vivo (Larp). La distopía es una de ellas. Siendo distopía un antónimo de utopía, los eventos inmersos en esta temática están marcados porque la acción se desarrolla en un mundo ficticio o bien un posible futuro muy indeseable.


Cuando presentas una sociedad oprimida, y centras el peso de la trama en temas tan trascendentales como la libertad, la manipulación, la organización, el amor o la confianza, tenemos el caldo de cultivo perfecto para multitud de tramas, relaciones entre personajes, y situaciones que puedan llevar al límite las interpretaciones.


Son muchísimas las novelas que se han escrito sobre este género. "Un Mundo Feliz" de Aldous Huxley, "Fahrenheit 451" de Ray Bradbury, o una que ha sonado muy fuerte últimamente, "El Cuento de la Criada" de Margaret Atwood. No obstante, desde mi humilde punto de vista, es George Orwell y sobre todo esta novela, 1984, la que se han convertido en la piedra angular de la distopía social.





Es muy probable que mi simpatía hacia Orwell conviertan esta entrada y esa supremacía sobre los mundos distópicos de la que hablo en algo poco objetivo. Y es que la vida de George Orwell, o mejor dicho, Eric Arthur Blair, fue increíble. No estoy aquí para centrarme en su trayectoria e historia personal, pero para todos aquellos y aquellas que estéis interesados, os invito a indagar un poquito sobre él, puede que os llevéis alguna sorpresa.


Y es que es mucho más fácil entender cuáles eran las ideas que rondaban la mente de Orwell al escribir esta novela, y también alguna otra, como por ejemplo "Rebelión en la Granja", o "Homenaje a Cataluña". Esta última es la visión personal sobre la Guerra Civil Española que tuvo Orwell, porque sí, este señor se vino a España a luchar contra el fascismo, y a defender sus ideales. Aunque si la leéis os daréis cuenta de que andaba algo más perdido de lo que él pensaba.


Además, fue un personaje bastante trotamundos. Estudió en Eton, fue policía imperial en Birmania, lavaplatos en París, librero en Londres, miliciano del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) en España, corresponsal de la BBC, editor y periodista. Sin lugar a dudas, es un gran ejemplo de que para hacerte una opinión formada, debes viajar a las fuentes y conocer diferentes modelos y culturas.


En 1984, se nos presenta una distopía ambientada en Oceanía. Un estado totalitario implantado tras una revolución del pueblo contra el sistema capitalista. El estado es controlado por un único partido, que goza de un poder total sobre la población, las políticas y las leyes.


Su protagonista, Winston Smith, a pesar de ser miembro del partido, es disidente de sus ideologías, lo que acabará desembocando en el eje central de la novela. Poco a poco, Smith, irá despertando y dándose cuenta de la manipulación que ejerce el estado sobre todos los individuos.


Orwell, fue el precursor del término Gran Hermano, como un ente omnisciente que todo lo ve y todo lo sabe. Orwell además juega con la idea de que ese "Gran Hermano" ni siquiera sea una persona física, sino un mero elemento propagandístico. Hoy en día lamentablemente el término es más conocido por los realities de televisión, que intentaron nutrirse de esta idea, y más tarde todo derivó a telebasura y caverna mediática de la que soy poco o nada simpatizante.


Durante el transcurso de la novela, Smith acaba enfrentándose a los mecanismos del partido que intentan ejercer un controlo total. Conoce al personaje de Julia, de la que se enamora perdidamente. Perseguidos por la Policía del Pensamiento, ambos intentarán escapar de las redes del estado. Para ello acaba uniéndose a la Hermandad, un grupo que conspira contra el gobierno.


LA GUERRA ES PAZ

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD